martes, 1 de abril de 2014

En, pintora y sierva de Dios



Entre razonables dudas del origen y carácter de En, es una delicia acercarse a la realidad de su obra, la comprensión del intenso e interesante mestizaje de tradiciones e influencias,  su compleja formación e importancia, admirando la consideración que logró en su tiempo y hasta hoy.
Probada la habilidad en el manejo de la forma, la escena y el color, discutido su estatus como monja, apuntada  la fortuna de ser de cuna con posibles  en el reino de León, valorados sus extensos conocimientos, tal vez no fue consciente de que mil años después sería admirada como única y excepcional. Quiero imaginar que una amalgama de circunstancias permitió que lograra firmar su obra probando su existencia e importancia y provocando su reconocimiento.



En depictris et Dei aiutrix. frater Emeterius presbíter




 
La alfa iluminada marca el inicio del libro en alusión a la leyenda apocalíptica, el centro de la letra lo ocupa una Maiestas. Beato de Gerona.


Jinete con turbante. Beato de Gerona



Pavo real y serpiente. Beato de Gerona.
Lucha de la Resurrección y el mal


Magius, magister en el scriptorium  de Tábara  gestó un nuevo estilo en la miniatura altomedieval en el que se producía  de modo ostensible el mestizaje entre la tradición carolingia y la influencia del islam.

Sólo en este contexto comprenderemos la consistencia del brillo de En, la hasta ahora única de sus posibles sucesoras reconocidas y la primera pintora documentada en la Europa Occidental, pues vivió a finales del siglo X.

Todo apunta a que fue una mujer extraordinaria, creativa e innovadora  que desarrolló su actividad en un tiempo en el que se guardaban celosamente las jerarquías y que aparece citada antecediendo a un clérigo, una cuestión que no se consigna en ningún otro caso.


Dios se aparece en una nube. Beato de Gerona



Aunque en un principio fue conocida como Ende, parece ser que malinterpretando  la firma del Beato de Gerona, “Ende pintrix", ha sido recientemente cuando se ha detectado un  espacio milimétrico entre las supuestas sílabas que provocan otra lectura:  "En depintrix”. 
Así Ende pasa a ser En,  un nombre bien conocido en su época, que si bien no responde a uno castellano, puede derivar del germánico Haim.

Su gran obra, el Beato de Gerona, fue gestada en 975 en el scriptorium del monasterio de San Salvador  Tábara, de donde proceden también  los Beatos de Morgan o de San Miguel y el de Tábara, realizados en el siglo X.
Este manuscrito iluminado que pasa por ser uno de los mejor conservados, se firmó, tal y como reza el propio documento, el día 6 de julio, sábado, realizado por encargo del abad Dominicus, siendo el escribano Senior y los miniaturistas En y Emeterius, en los tiempos en los que Fernando Flaginiz de las Villas ocupaba una ciudad toledana para abatir en lucha a los árabes, discurriendo la era 1013”, (año 975 en el actual calendario). 

La biografía de San Froilán recoge que Tábara era un monasterio dúplice, como otros muchos de la época, por lo tanto, el hecho de que una mujer y un hombre firmaran como coautores el mismo documento no debería sorprendernos, por mas que  En sea la única mujer asociada a un manuscrito iluminado de su tiempo. Y no solo eso, sino que el nombre de la mujer antecede al del varón, mostrando su importancia y preminencia respecto del monje Emeterius, constituyendo un hecho aún mas excepcional.

A este cenobio tabarense de San Salvador se le supone una congregación de mas de 600 monjes de ambos sexos, lo que le convertiría en uno de los mas grandes del territorio.


Scriptorim de Tábara y torre de San Salvador. Beato de Tábara.

Sobre si En fue o no una monja en Tábara,  el medievalista John Williams apunta la idea de que "Dei aiutrix "(servidora de Dios) pudiera no referirse a su estado religioso sino ser un tratamiento de carácter honorífico para personas de alto rango, siendo  “depintrix” el reflejo de su verdadera vinculación con la propia acción en la realización del Beato como escriba y , en una lectura absolutamente literal, hablar de su trabajo como  pintora. 

Se juega así con la posibilidad de que En hubiera sido una mujer laica de la nobleza leonesa con grandes conocimientos que, más que una escriba o pintora, desempeñó un papel  de patronazgo en la producción del manuscrito y en la complejidad de la iluminación del mismo.

Carmen Beatriz de Paz, otra estudiosa de la figura de En,  apunta la posibilidad de que si fuera una monja y que pudiera proceder del monasterio de Santa María la Real de Piasca, en la región de Liébana, a la luz de la idea de que copistas e iluminadores de los monasterios se movían a otros scriptoria y colaboraban en la elaboración de los libros, aunque  no exista ningún dato claro que apunte en esta dirección, pues respecto del Beato de Gerona solo consta su salida de Tábara para la donación a Gerona.

La cuestión es que En depintrix et Dei Aiutrix aparece en este magnífico libro iluminado que está escrito sobre pergamino, tiene 568 folios escritos a dos columnas y 114 miniaturas (algunas de ellas ocupan toda una página e incluso doble página). En estas miniaturas híbridas de regustos islámicos, se representan escenas nada comunes a otros manuscritos de la época como el nacimiento de Cristo, su bautismo y su crucifixión, al modo en el que luego lo hará el románico, e incluso otros temas inéditos como el intento de suicidio del rey Herodes basando sus fuentes en los textos apócrifos tanto como en los bíblicos. 



Crucifixión. Beato de Gerona
Otra de las imágenes más bellas y que ocupa el folio entero. La mayoría de sus elementos iconográficos como el cáliz, de claro simbolismo eucarístico, la disposición de los ladrones, el sol y la luna, han sido tomados del mundo carolingio.



A su peculiar forma de jugar con el color y la forma se unen al absoluto dominio de la aplicación del oro que Magius también utilizó siquiera puntualmente. A las innovaciones temáticas y cromáticas de En se añade la introducción  del volumen y el naturalismo.

Una sola obra le bastó a esta mujer para ganar la admiración de sus contemporáneos y de cuantos expertos han tratado de ahondar en su trabajo.




La imagen emblemática del “Beato de Gerona” es “La mujer sobre la bestia roja”. Lleva en la mano el cáliz de sus abominaciones,que levanta triunfante sobre la cabeza. Cabalga sobre una bestia roja, una especie de caballo con pico de grifo,  garras de león y cola rematada en cabeza de serpiente. Aparece también un espléndido árbol de copa redonda, que recuerda modelos musulmanes.



¡Feliz Semana!







John Williams; The Art of Medieval Spain, 


http://www.raco.cat/index.php/revistagirona/article/viewFile/77895/101750

1 comentario: