martes, 14 de noviembre de 2017

Akrotiri. La ciudad que originó un mito







Es tiempo de recoger azafrán

Santorini es, a vista de pájaro o avión, un archipiélago que fue una isla y hoy está conformado por una serie de emergentes relieves cuyos pueblos de casas blancas rematadas con cúpulas y terrazas penden sobre un Egeo azul turquesa.
Esta belleza encierra una dura realidad pues este conjunto de islas e islotes es de las mas activas zonas volcánicas de este sector. De hecho, de las consecuencias de una de aquellas enormes explosiones, trata la entrada de hoy en Ermitiella.



La antigua isla de Thera (hoy Santorini/Santa Irene) vivió, a comienzos y durante la primera mitad del II milenio a C, una época de enorme prosperidad comercial y técnica.
En plena Edad del Bronce mantenía contactos permanentes con la civilización minoica de Creta, la Grecia continental de época micénica y Egipto, sin ningún género de dudas.
Uno de los asentamientos, del que se ha obtenido prácticamente toda la información de la que disponemos a día de hoy, sobre los habitantes de Santorini, es la ciudad antigua de Akrotiri, que fué sepultada bajo decenas de metros de cenizas cuando el centro de la isla antigua de Thera se sumergió bajo el mar.

Situada a unos 200 m de la playa, se levantaba sobre el relieve de una suave colina inclinada hacia la costa.



Plano de la visita al yacimiento visitable de Akrotiri, tomado de arqueolugares- 
Hoy la visita es mas compleja e incluye un itinerario periférico y por el interior de las plazas y calles

¿Es este el origen del mito de la Atlántida que recogió Platón? Los expertos lo sostienen como la hipótesis mas plausible a día de hoy.
De hecho, la destrucción de esta sociedad tan avanzada fue acompañada de la desaparición de la civilización minoica en Creta. Todo ello debe formar parte de la misma leyenda, que curiosamente es de origen egipcio.



Edificio que cubre y alberga la zona visitable de Akrotiri



Un sistema de pasarelas permite realizar una visita segura para la integridad de los restos arqueológicos



El sistema de cubierta permite la entrada de luz natural para realizar la visita



Una maqueta del complejo permite observar la planificación urbanística y el trazado de edificios, calles, adarves y plazas



Los edificios de Akrotiri conservan evidencias de hasta tres plantas, con su acceso y ventanas en todas las plantas y los cuerpos de escaleras


Las excavaciones en este lugar se remontan a los años 60 del siglo XX cuando el interés por conocer la estratigrafía volcánica del archipiélago permite observar, bajo metros de sedimentos volcánicos, la existencia de restos constructivos humanos en los cortados de la isla mas grande.
Cerca de la población actual de Akrotiri comienzan las primeras campañas de investigación arqueológica que rápidamente, bajo potentes capas de lapilli, ofrecen la presencia de muros.
Las excavaciones pasan a ser dirigidas por el arqueólogo griego Spyridon Marinatos que en 1967  comprobó, precisamente por el efecto de los sedimentos de la erupción -con toda seguridad mucho mas potente que cualquiera de las actualmente conocidas-, el excelente estado de preservación de los restos de la ciudad, donde se han encontrado viviendas de varios tipos con hasta tres pisos de altura, un urbanismo con calles, plazas y sistemas de evacuación de aguas, la producción vascular cerámica, los utensilios, mobiliario y fragmentos de las pinturas murales de edificios privados y públicos.
Así pués, se supone que hacia 1615 a C, todo este centro urbano, muy probablemente junto a la civilización que lo construyó y usó, desapareció por efecto de la violenta erupción del volcán y reapareció, para ser investigada tras 3500 años.
Las investigaciones de Marinatos han sido relevadas por las de su hija Nano, a cargo del estudio y restauración de los paneles pintados, y las del arqueólogo Christos Doumas.






Existen tres tipos de edificios entre los excavados en Akrotir, tanto de carácter privado como público


El espacio visitable es diáfano y ordenado



Fachada de un edificio privado situado junto a una plaza con sus tres plantas conservadas
Una de las mas interesantes conclusiones a las que han llegado es que la ciudad que hoy conocemos como Akrotiri y cuyo nombre antiguo aún desconocemos, fue reconstruida varias veces tras  sucesivos terremotos hasta el definitivo y mas violento que supondría su exterminio.
La no presencia de población sepultada bajo las cenizas en la ciudad (como si ocurrió en Pompeya) hace plantear que tuvieron tiempo de huir de ella hacia el oeste -se sabe que en el momento de la erupción soplaban vientos del oeste que arrastraron las cenizas y gases hacia el este, por lo que es previsible que la gente se dirigiera hacia la zona oeste de la isla con el fin de protegerse- donde probablemente sucumbieran por los efectos de los gases o la serie de decenas de maremotos que se produjeron tras la explosión. No se descarta que en otras zonas de las islas o bajo en mar, en el futuro, sean halladas evidencias de tal situación.


Los efectos de los movimientos sísmicos son apreciables en todo el yacimiento




La planta baja de la casa del norte conserva un número impresionante de vasijas y el alzado de la primera planta con sus forjados de la Edad del Bronce



La casa del norte tenía una entrada lateral a la que se accedía a través de un callejón o adarve




Entrada principal con fachada a la calle de la misma vivienda conformada por una puerta u una ventana.




En el barrio oeste los muros de la planta primera aún conservan restos de enlucidos pintados en ocre




Esta enorme vivienda poseía una linterna que iluminaba un cuerpo interior de escaleras.




Fachadas de las viviendas que configuran la llamada plaza triangular





Escalera 



Vaciados de las camas de madera dejadas al exterior de las viviendas cuando comenzó el terremoto que precedió la explosión



Restos dejados por las vigas de madera que conformaban la estructura constructiva de los edificios 




Restos de las vasijas del interior de una vivienda. ¿Una despensa? ¿una tienda?


Lo cierto es que desde comienzos del III milenio y hasta la gran explosión, sus habitantes ya empleaban tecnologías muy avanzadas. Construyeron casas de hasta tres plantas con puerta y ventana en fachada, con series de ventanas en planta baja para ofrecer productos, cuerpos de iluminación a través de linternas construidas en el centro de los edificios, aseos en la primera planta, cañerías, almacenes, etc, todo ello con una combinación tecnológica de muros de piedra y mampostería entramado o encajonado con  vigas de madera, que ofrecían una relativa resistencia a los efectos sísmicos.
En el interior, muchos de estos lugares fueron decorados con pinturas de una belleza y calidad impresionante y son la prueba fehaciente del estatus de sus habitantes.
Gracias a su conservación podemos llegar a atisbar sus deidades (tal vez de carácter femenino, pues se representa una mujer sentada sobre un podio flanqueada por animales) y ritos, su paisaje urbano y campestre, la existencia de una flota, puertos y el comercio con ciudades al otro lado del mar (Creta está a una jornada de navegación), etc.  y detalles cotidianos, constituyendo, a decir de Nanno Marinatos " un libro abierto esperando a que lo leamos".
El yacimiento, que se hizo visitable en su parte excavada,  sufrió un hundimiento de la cubierta en los años 80. Esta cuestión, unida a los efectos de la crisis económica, supuso un parón en el trabajo arquelógico que venía realizándose en Akrotiri. 
Recientemente,  la actividad ha vuelto al yacimiento de Akrotiri, bajo la dirección del arqueólogo Christos Doumas centrada en comprender mejor las áreas excavadas con sus edificios públicos - en uno de ellos se encontró un depósito votivop en el que una caja de madera colocada entre decenas de conjutos de cuernos de cérvidos y cápridos albergaba una figurita de oro que representa una cabra-,  restaurar  los frescos, que fueron extraidos y se conservan en los museos de Prehistoria de Firá y el arqueológico Nacional de Atenas y estudiar el estado de preservación de los restos de los edificios:
Esta actividad es financiada gracias al mecenazgo de la empresa de seguridad informática Karspersky Lab, gracias a que su propietario y gerente Eugene Karspersky, entró en contacto con el lugar y su situación durante unas vacaciones en Santorini.

"No sueño con descubrir nada nuevo, sino con comprender lo que ya hemos encontrado". 

"mucho más importante que seguir excavando es conservar lo que ya tenemos"

Christos Doumas




En el Museo de Prehistoria de Firá se exponen algunos de estos frescos y producciones cerámicas y otros utensilios domésticos de una calidad impresionante.



Un enorme recipiente de tipo bañera, realizado en cerámica, se situaba a la entrada de cada casa en Akrotiri



Restos de muebles: silla y mesa de una casa de Akrotiri. Vaciados de yeso




Morillo y horno portatil



Tres de las enormes tinajas procedentes del yacimiento




Delfines y lirios pintados sobre enromes vasijas de Akrotiri



Jarras de dos asas con escudos en 8




Cazuela decorada con aves





Vasijas y cazuelas profusamente decoradas con animales: aves, delfines, golondrinas y caballos





Pequeña cabra de oro hallada bajo el suelo de una de las viviendas dentro de una caja rodeada de cuernas.¿ Un rito fundacional? Se data en el siglo XVII a C.




Mujer que forma parte de una comitiva o procesión de oferentes




Una de las figuras femeninas de la Casa de las Mujeres



Estancia de los papiros



Decoración pictórica de una de las estancias de la Casa de las Mujeres



Uno de los dos frescos de pescadores



Fresco de los monos azules, hallado en el sector beta de Akrotiri


Lamentablemente ni el fresco de las recolectoras de Azafrán, ni el de la flota de Akrotiri, ambos entre mis favoritos por su significado y belleza estaban expuestos en el momento de mi visita ya que se hallaban en proceso de restauración.




Del conjunto de obras de la época es especialmente espectacular el conocido como “Fresco de la Flota de Akrotiri” por su gran calidad artística  y lo que representa. Apareció en la denominada Casa Oeste donde fue pintada aprovechando la faja de pared situada entre las ventanas y el techo, con una anchura de 36 centímetros y una longitud de 16 metros. 
Representa, en la parte conservada, dos ciudades  situada al borde del mar, un número importante de barcos de diferentes tipos y funcionalidad, animales marinos -delfines- y otros animales y plantas del interior, además de personajes, en los edificios de las ciudades y en las naves.
En la misma estancia y conformando la decoración pictórica se hallaban los frescos conocidos como  “Los pescadores”.

Su decisiva importancia radica en la información que trasmite, tanto de carácter geográfico, como arquitectónico, 

La presencia de dos ciudades diferentes entre las que discurre el mar, una de ellascon canales alrededor y otra con un puerto con varios barcos de pesca nos presenta espacios territoriales diferentes.

Las viviendas, en las ciudades, son como las de Arotiri, pues presentan varias plantas y terrazas en la zona mas alta. Estan levantadas con sillares de piedra y mampuesto enlucido

Los once barcos representados varían de un sencillo barco de pesca a barcos de remeros con toldillo en cubierta y castillete, naves con propulsión mixta y otras a vela, tal vez un barco mercante.

A cerca de las especies representadas, se encuentran una pareja de ciervos perseguidos por un felino,  árboles, palmeras y papiros.

En el Museo Arqueológico Nacional de Atenas se encuentran algunos otros frescos pintados procedentes de Akrotiri como los niños luchando, los antílopes y la primavera.









Se sostiene que el papel que jugó esta ciudad de esta pequeña isla en mitad del Egeo estaba relacionado con la producción de tejidos, pues en cada una de las casas se hallaron pesas de un telar grande. Los productor naturales, como el azafrán, representado en las pinturas murales de la Casa de las mujeres, no hace sino incidir en esta cuestión

Sobre el papel de la mujer en estas sociedades, se apunta a que no sólo gozaron de derechos similares a los de los hombres, sino que además es mas que posible que sus divinidades principales fueran diosas

Una última cuestión es la de la escritura hallada en el yacimiento, incisa sobre tablillas de barro en escritura lineal A, que se correspondería con una lengua arcaica desconocida, para algunos investigadores una forma muy antigua de la fenicia.
Parece que harían referencia a contabilidad comercial. No obstante, se considera que, dada la dificultad de escribir sobre estas tablillas, las mismas sólo serían uno de los tipos mas infrecuentes de soportes, constituyendo otros soportes orgánicos la mayor parte de los utilizados en la época de la destrucción de Akrotiti.





¡Feliz semana!





https://www.santorini.com/archaeology/akrotiri.htm
http://www.therafoundation.org/wallpaintingexhibition/

martes, 7 de noviembre de 2017

Mi viaje a Grecia





Bajo el dintel de la puerta de las leonas de Micenas, la poderosa ciudad de los atreidas.

Cuando emprendas tu viaje a Itaca 
pide que el camino sea largo, 
lleno de aventuras, lleno de experiencias. 
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes 
ni al colérico Poseidón, 
seres tales jamás hallarás en tu camino, 
si tu pensar es elevado, si selecta 
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo. 
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes 
ni al salvaje Poseidón encontrarás, 
si no los llevas dentro de tu alma, 
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo. 
Que muchas sean las mañanas de verano 
en que llegues -¡con qué placer y alegría!- 
a puertos nunca vistos antes. 
Detente en los emporios de Fenicia 
y hazte con hermosas mercancías, 
nácar y coral, ámbar y ébano 
y toda suerte de perfumes sensuales, 
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas. 
Ve a muchas ciudades egipcias 
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en tu mente. 
Llegar allí es tu destino. 
Mas no apresures nunca el viaje. 
Mejor que dure muchos años 
y atracar, viejo ya, en la isla, 
enriquecido de cuanto ganaste en el camino 
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

Itaca te brindó tan hermoso viaje. 
Sin ella no habrías emprendido el camino. 
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado. 
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia, 
entenderás ya qué significan las Itacas.

C. P. Cavafis. Antología poética. 

Dedicado a Maruchi, Esther, Nati y Encarna, mis compañeras de viaje y amigas

Casi todo lo occidental tiene un origen griego: las palabras, el centro del mundo, la democracia, el arte, la historia, la leyenda. Aprendí a valorarlo con tan solo 16 años, cuando mi profesora, Cristina Zafra, me enseñó el origen del conocimiento, de las palabras que utilizamos y un alfabeto desconocido abriendo para siempre mi mente a otras realidades temporales, espaciales, sociales, políticas, literarias, económicas y territoriales, ¡tan complejas y tan interesantes!
No se entendería el mundo actual sin los filósofos, las polis, la navegación y el comercio de los griegos en el Mediterráneo.
Minos, los atreidas, los aqueos, Micenas, Homero y la Iliada, Pericles, Praxiteles, la acrópolis de Atenas, las naves griegas, Atenea, Zeus, Poseidón eran, para mi, realidades lejanas y tan conocidas a la vez.
Viajar a Grecia era un sueño, y se ha cumplido. Todo lo que estudié, existió y existe.
Planificar, programar, realizar, disfrutar, aprender, recordar, emocionarse, observar y comprender han sido parte del proceso iniciado. Hubiera podido ser mejor, mas largo, mucho mas completo. He hecho lo que he podido y desde luego no será mi único viaje a Grecia.
He decidido compartir el programa de esta experiencia vital como inicio y parte de una serie de entradas dedicadas, precisamente, a los lugares visitados, por si pudiera valer para animarles.
La experiencia, les aseguro, ha sido excelente. Grecia es un gran país y los griegos son educados, amables y excelentes anfitriones.






Partenón, en la acrópolis de Atenas.


Día 1. Salida de Valladolid. llegada al aeropuerto Madrid-Barajas 22 h. Recogida del coche (una semana 48,50 euros) y vuelo a Atenas E. Venizelos (nocturno)

Día 2.- Llegada a Atenas de madrugada. Taxi al Hotel (tarifa fija 38 euros mas una tasa por las maletas) Best  Westwern Hotel (situado junto al Museo Arqueológico Nacional)
.Visita -Acrópolis, ágora griega (Stoa de Atalo, Hefesteion, Templo de Zeus), ágora romana (torre de los vientos, biblioteca de Adriano, puerta de Adriano, ) Museo de la acrópolis, barrios de Monastiraki y Plaka
Patrimonio de la Humanidad. 



Delante del frontón del Partenón






Junto al podio de la entrada del imponente Erecteion, en la Acrópolis de Atenas



Vista del templo de Zeus, en el ágora griega de Atenas




Stoa de Atalo, imponente reconstrucción volumétrica en el ágora griega de Atenas



Sala de las Cariátides. Museo de la acrópolis. Atenas

Entrada conjunta de 35 euros para la acrópolis, ágoras, keramikón, templo de Zeus
Entrada de 5 euros para el Museo de la Acrópolis
Consejo: la necrópolis del Keramikón cierra a las 6 de la tarde en octubre. Nos quedamos sin poder verlo ese día.

Día 3.- Museo Arqueológico Nacional (7 euros), Museo Bizantino (4 euros), Sintagma, Barrio de tipo cicládico en las faldas de la acrópolis, iglesias bizantinas.



Niños púgiles minoicos. Mural pintado procedente de Akrotiri. Museo Arqueológico Nacional de Atenas




Ritón en forma de cabeza de toro. Epoca micénica. Procede de las tumbas del círculo A de la necrópolis de Micenas. Siglo XVI a C. Museo Arqueológico Nacional de Atenas



Neptuno en actitud de lanzar un rayo. Escultura en bronce recuperada en Cabo Artemisión.
Museo Arqueológico Nacional de Atenas




Exposición temporal Odisseus. Museo Arqueológico Nacional de Atenas



Iglesia bizantina del siglo XI en Monastiraki



Vista de la acrópolis desde  la torre de los vientos y la plaza del ágora


Les aconsejo cenar en la zona de Monastiraki, cerca de la Stoa de Atalo. Las vistas nocturnas de la acrópolis iluminada son excepcionales.

Día 4.- Alquiler de vehículo para visitar el Peloponeso (el mayorista griego caldera fue nuestra mejor opción. Nutre de coches a todos los intermediarios. Una minivan de 7 plazas para tres días no llegó a 250 euros, si bien nuestro minorista Rentacars nos retuvo en concepto de fianza 1200 euros, que nos fueron liberados a la entrega del coche en el aeropuerto a nuestro regreso)
Es muy fácil salir de Atenas. 
Paso por el estrecho de Corinto. Visita a Epidauro, (12 euros), Patrimonio de la Humanidad.  , Nauplio y Micenas (12 euros). 



Vista del teatro de Epidauro desde la zona mas alta, arriba, y desde la Scena, abajo





Fortín marítimo de Nauplia




Puerta ciclópea de las leonas de Micenas. Siglo XIV a C


Salida hacia Olimpia y alojamiento con desayuno en el hotel Leonidaion Guesthouse. El encargado, Damiano, es un hombre acogedor y amable, un excelente anfitrión. Nos aconsejó cenar al lado,  en el restaurante Orestis,  un pescado excelente.


El hotel está muy cerca del yacimiento y su museo.

Día 5.- Visita a Olimpia (12 euros) y museo  y salida a Delfos.



Estadio de Olimpia


Taller de Fidias en Olimpia, reutilizado como iglesia paleocristiana.



Hermes con niño de Praxiteles. Museo de Olimpia



Columnas del templo de Apolo en Delfos. Epoca clásica


Recreación del aspecto original del tesoro de los atenienses en Delfos. Museo de Delfos

Tomadlo con calma. Llegar a Delfos (visita 12 euros) desde Olimpia es una tiradilla. En ambos lugares moveos sin prisa. Indispensable la visita al museo. 
La entrada es conjunta. Ambos son Patrimonio de la Humanidad. 
Salida para pernoctar en Kalambaka. 
Grecia es un pais muy montañoso, así que las distancias por carretera son engañosas y el cálculo horario puede no ser muy ajustado a nuestros hábitos.
Alojamiento a pie de las rocas de Meteora en Hotel Alsos House.
Cenamos en el centro de Kalambaka, en el restaurante Panhellenion una comida tradicional griega magnífica.


Vista del Gran Meteoro


Velas a la entrada 




Robado del interior de la iglesia del Monasterio femenino de Roussanou

Día 6.-  Visita a los monasterios de Meteora. Patrimonio de la Humanidad. (3 euros cada uno de los monasterios)
Por la tarde regreso a Atenas (5,30  horitas de conducción)
Dejamos el coche en el Aeropuerto y volamos a Santorini entre las 23 y las 24 h

Día 7.-  Llegada al aeropuerto de Santorini. Recogida de coche de alquiler (minivan de 7 plazas dos días 90 euros)
Alojamiento en hotel San Giorgios. 



Los placeres de alojarse en Santorini

Desayuno muy aconsejable en Mama´s House
Visita al Museo de Prehistoria de Firá (8 euros), paso por la ciudad de Firá , bajada al puerto y visita al yacimiento de Akrotiri, a unos 15 km al sur (12 euros)



Vista de los edificios consolidados en Akrotiri. Se advierte la existencia de casas de hasta tres plantas organizadas en torno a plazas y a lo largo de calles



Casa del comerciante de vinos. Akrotiri



Pintura mural de una mujer que forma parte de un cortejo procesional. procede de la llamada Casa de las Mujeres, de Akrotiri. se expone en el museo de Prehistoria de Firá.



Delante del yacimiento de Akrotiri en su parte visitable, absolutamente impresionada.

Almuerzo en la costa con baño en la Playa Roja
Puesta de sol en el faro y cena en el restaurante Naoussa.



La Playa Roja, una de las mejor consideradas de la isla. Bañarme en este lugar ha sido un auténtico placer. El agua es cristalina y de un azul intenso




Día 8.- Relax. Visita por Oia. Callejeo, cañas, templos ortodoxos. La tarde se nubló y no pudimos ver la puesta de sol desde allí, pero nos habíamos adelantado viéndolo el día anterior desde el faro del sur.



Oia es blanca y azul





Día 9.- Regreso de madrugada a Atenas. Visita al Keramikos (6 euros). Con tiempo aprendes a desplazarte en metro (8,5 euros desde el aeropuerto al keramikos). Merece la pena: necrópolis, ruinas monumentales de las vías y puertas principales, murallas.



Escultura de toro procedente de una de las tumbas mas conocidas de la necrópolis del Keramikós, en Atenas


Salida de Atenas a Madrid y regreso a Valladolid.


Espero haberles animado a viajar a Grecia
Me quedan muchas cosas pendientes: indispensables Creta y Rodas


¡Que pasen una feliz semana!